Saltar al contenido

Cómo hacer un masaje para el estrés y sus beneficios

Las técnicas de masajes para reducir el estrés son muchas y a menudo requieren incluso una combinación óptima entre ellas. En este artículo veremos sus beneficios y por supuesto como realizar las diferentes técnicas antiestrés

Beneficios de los masajes para el estrés

  • Relaja tus músculos, combate la fatiga y el nerviosismo

El masaje antiestrés fue creado con esto en mente, para combinar la sabiduría oriental y occidental en un nivel físico relajante y descontraedor, estimulando y reequilibrando el nivel mental.

Las técnicas utilizadas son diferentes, desde la manipulación del masaje neuromuscular hasta el masaje bioenergético, con nociones de reflexología, shiatsu y masaje chino, así como técnicas modernas que derivan de la gimnasia postural y el masaje californiano.

Cada manipulación está dirigida a estimular las células, tejidos y órganos del cuerpo, con efectos de revitalización de la circulación linfática y sanguínea.

En primer lugar, por supuesto, partimos del objetivo de promover la relajación muscular y el restablecimiento de la elasticidad de las articulaciones, que puede verse reforzada por la tensión, como consecuencia de la fatiga del sistema nervioso.

Todo está conectado en la dinámica del estrés y el buen funcionamiento del cuerpo también depende de la mente, especialmente los procesos de carga y descarga de energía.

Las tensiones que se acumulan durante el día, quizás durante varios días consecutivos, implican físicamente la respiración, la tensión de los músculos y el estancamiento de los fluidos, por posturas incorrectas o rigidez. El bloqueo vital, inconsciente y mental, afectará al bloqueo físico debido al estrés, con la necesidad del masajista de ir a aflojar los músculos, relajarse y descontraer el cuerpo.

La prevención y el tratamiento de los estados de ansiedad y estrés es importante, ya que el exceso de estrés emocional y físico al que puede estar sometido, a la larga causa problemas de salud, tales como enfermedades relacionadas con un menor nivel de defensa inmunológica, relacionados o sistema gastrointestinal, osteo-articular o con trastornos de hipertensión, arritmia cardíaca, dolor de cabeza musculoesquelético.

En la etapa final, pueden aparecer problemas psicológicos para prevenir, como depresión, trastornos de concentración, insomnio, ataques de pánico o apatía.

Por lo tanto, es importante prevenir los estados de estrés prolongado y actuar de tal manera que promueva la relajación psicofísica constantemente.

Los efectos beneficiosos del masaje relajante

  • Mejora del equilibrio psicofísico.
  • Mejora la respiración.
  • Aumento del tono muscular.
  • Aumento de la producción de endorfinas.
  • Promueve la circulación sanguínea y regula la presión arterial.
  • Alivia la tensión muscular.
  • Mejora el ritmo de vigilia y sueño.
  • Reduce el exceso de apetito.

Masajes personalizados que siguen el lenguaje corporal.

Cada uno de nosotros, al enfrentarse a un evento estresante o a períodos de fatiga, reacciona con un lenguaje corporal diferente, a veces liberando tensión en un área “objetivo”, que contiene emociones y fatiga, a veces añadiendo a través de contracciones, imperfecciones o trastornos musculares.

El masaje antiestrés, por esta razón, recupera una necesidad primaria de relajación y cuidado de las zonas afectadas, que necesitan atención. Representa una respuesta eficaz y rápida, que restaura el equilibrio físico y emocional, eliminando el estrés y promoviendo la redención de la vitalidad.

La manipulación y el contacto proporcionado en la práctica del masaje, hacen un beneficio primario a través de los receptores localizados en la piel, los cuales descargarán las muchas emociones del exterior a través de un contacto efectivo y beneficioso.

Comienza desde la primera fase de tocar, para establecer una relajación a nivel epidérmico y una combinación que inspire confianza, para luego pasar a manipulaciones más decisivas, capaces de estimular los reflejos nerviosos, los músculos y la circulación de los fluidos corporales.

Cómo hacer un buen masaje antiestrés

Las manos del masajista establecen inmediatamente un contacto no verbal a través de maniobras envolventes, que invitan a restablecer un ritmo armonioso en la respiración y el latido del corazón, para iniciar un camino de recuperación del bienestar psicofísico.

La masajista, tumbada en una camilla de masaje, vestida o no, durante al menos una hora, puede aprovechar las maniobras que establecen una fuerte comunicación entre el masajista y el receptor, a través de manipulaciones con las manos y el antebrazo hasta el codo, para un mayor intercambio de energía gracias al enrollamiento del cuerpo.

Intentamos sincronizar la respiración entre los dos, calmando la respiración de la persona masajeada y descargando las energías negativas debidas a la mala oxigenación. Esta “gimnasia respiratoria” crea una base sobre la que trabajar para disolver progresivamente el cuerpo, mediante movimientos de manos y brazos que liberan tensiones y agresiones reprimidas. Movimientos lentos, realizados con total libertad según el propio sentimiento, que el receptor del masaje antiestrés debe percibir como un hábito de bienestar y liberación, no de constreñimiento.

Por parte del masajista, existe el don de ser asideros sólidos, que transmiten seguridad, que tienen una función antiestrés pero también reactivan la circulación y los músculos.

Algunos tipos de masaje antiestrés, insertar en este punto de acupresión, como en la tradición del masaje shiatsu, para ir y liberar los puntos energéticos del cuerpo, escuchando las señales que emana y centrando el trabajo de manipulación en estas zonas donde se acumula la tensión y se bloquea la vitalidad.

A menudo, los aceites esenciales también se utilizan en masajes antiestrés, como el aceite de lavanda o el aceite de girasol.

La técnica oriental para el masaje antiestrés

Una alternativa localizada consiste en unos pocos toques, que pueden ser útiles para este rápido masaje antiestrés, que se realiza en las zonas de la cara en los casos de molestias, como “primeros auxilios”.

La técnica de masaje facial Dien Chan puede ser utilizada en casos de alteraciones del sueño con movimientos rítmicos de acupresión en la frente que involucran la superficie de la frente misma, el arco de las cejas y el centro de energía entre los ojos.

Misma posibilidad de intervención en casos de trastornos digestivos, trabajando en los arcos de los pómulos que contienen estímulos para la zona gástrica (¡todo está conectado!). Los nudillos de los pulgares tendrán que ejercer presión bajo el arco de los pómulos de la derecha para actuar sobre el hígado y la vesícula biliar, mientras que a la izquierda trabaja para el estómago.

La misma presión se ejerce sobre la parte central de las cejas y el área central de la frente hasta la línea del cabello, para combatir los dolores de cabeza musculares; para los dolores de hombro, el trabajo se realiza en un área limitada entre las cejas, con movimientos rítmicos que corren a través de ellas hacia afuera y de regreso.

El máximo estrés psicofísico debe ser relajado con movimientos que involucren el área delante de las orejas y alrededor de los pómulos, así como la estimulación del espacio entre las cejas. Lo mismo ocurre con la ansiedad, que se trabaja mediante la estimulación del mentón, y la fatiga psicofísica, en la que la nariz se ve involucrada como un área para presionar y trabajar.

En aproximadamente 50 movimientos de acupresión y rotación, usted puede relajar los músculos de su cuerpo a través de un masaje facial!

Capacidad de autocuración gracias al masaje antiestrés

El llamado “médico interno” está tal vez demasiado oculto para despertar plenamente en el último momento, cuando los síntomas de las enfermedades y los trastornos ya están avanzados.
El trabajo de prevención, por otro lado, es factible para estimular la autocuración en las primeras etapas, cuando el estrés puede ser una causa primaria y debe ser bloqueado a través de acciones conjuntas de relajación y la búsqueda del bienestar.

El masaje antiestrés, en esta perspectiva, debe ser realizado para despertar las energías que pueden transformar situaciones de fatiga y negativas, en una fuente de contacto con nosotros mismos y de cambio, a fin de lograr un mejor equilibrio general de cuerpo y mente.

Rate this post